Press "Enter" to skip to content

Palabra del Día: Alexitimia

Spread the love

Por Danna Martínez

El término alexitimia fue neologizado recientemente para designar la lucha por expresar emociones. Este neologismo proviene de las raíces griegas: “a”, “lexis” y “thymos”. La palabra “a” sirve para indicar el aspecto de negación de la frase. Por otro lado, el término léxico se relaciona con el acto de hablar o comunicarse. Finalmente, “thymos” se refiere a las emociones. La alexitimia es, por tanto, la condición que limita la interpretación y expresión de los sentimientos.

El origen de este fenómeno radica en factores genéticos. Algunos expertos creen que la alexitimia se puede desarrollar a partir de una enfermedad neurológica. Según el sitio web HealthLine, “a menudo se considera un diagnóstico secundario en otras afecciones y discapacidades de salud mental preexistentes, como la depresión y el autismo”. Por el contrario, algunos estudios afirman que esta afección está relacionada con la herencia y suele aparecer durante la infancia. Para ambos casos, la alexitimia se asocia con las limitaciones para expresar emociones.

La alexitimia no debe confundirse con la incapacidad de sentir. No todas las personas con esta afección tienen problemas para expresar emociones; solo una parte de las que sufren de alexitimia desafían reconocer y expresar sus sentimientos. El desarrollo de alexitimia depende de varios factores neurológicos. De la misma forma, la aflicción de esta enfermedad no está necesariamente relacionada con conductas peligrosas o psicopáticas.

Sin embargo, hay algunas consecuencias relacionadas con el malestar de la alexitimia. Debido a la dificultad de comunicar sus sentimientos, algunas personas pueden obstruir la interacción y pueden conducir involuntariamente a problemas interpersonales y sociales.

Buscar el apoyo de expertos puede ayudar a las personas a superar esta y muchas otras condiciones relacionadas con la salud emocional. La salud emocional es un aspecto crucial de la vida de las personas que puede influir en los pensamientos, comportamientos y sentimientos. Estar emocionalmente sano es una parte integral de la salud en general.