12/03/2022
Spread the love

Por Danna Martínez

Mucha gente ha oído hablar sobre el “felices para siempre” de las historias. También es muy conocido en las películas de terror quedarse sin señal. O los coches indestructibles de la película de acción. Estas escenas, frases o ideas típicas se denominan cliché.

El término cliché es de origen francés. La palabra, como tal se refiere a un estereotipo.

Un cliché es una frase, escena, acto o idea que se utiliza generalmente dentro de los contextos cinematográficos. Puede ser dentro de una película, una novela, serie de televisión y hasta en comics. Los clichés han estado ligados a las historias desde tiempos inmemorables. Para los directores de cine, y escritores siempre es un reto aventurarse en componer algo llamativo e innovador. Por lo que el uso de expresiones que en un inicio fueron novedosas se ha generalizado. Para algunos, los clichés son considerados negativos. Al hacer uso de demasiadas frases conocidas, no hay una innovación que atraiga la atención de las personas a la historia.

De por sí, los clichés se caracterizan por ser expresiones muy usadas y repetidas. Es por tal motivo que pierden su novedad y se convierten en algo “corriente”.

Por otro lado, en múltiples ocasiones los escritores utilizan los clichés a propósito. No con la intención de aburrir a los lectores sino para introducirlos y contextualizarlos a la historia. En otras palabras, ellos buscan que el lector se familiarice con algunos aspectos de la historia mediante el uso de frases conocidas. Además sin la ayuda de algunos de estos clichés, sería más difícil comprender algunas representaciones o símbolos dentro de las historias.

Pero los clichés no solo están en las películas. También los podemos encontrar en las personas, y hasta en nosotros mismos. Una persona cuyo comportamiento es predecible o superficial puede considerarse un ejemplo de cliché.

En algunos aspectos de nuestra rutina diaria encontramos clichés. Por ejemplo, dentro del contexto romántico, alguna vez hemos escuchado mediante un pariente o amigo, la frase “No eres tu, soy yo.” Por otro lado, es comúnmente utilizada la frase motivacional “Mañana será otro día.” Los clichés también están presentes en los dichos universales como “El amor es ciego” o “Aunque la mona se vista de seda, mona se queda.”

El cliché es un uso común, regular, y muy popular de ciertas frases o actos. Estos son algunas de las frases y actos más populares:

  • Cuando se cuenta el plan en una película, el plan nunca resulta como se pensó.
  • “Todo lo que brilla no es oro”.
  • “Todos para uno y uno para todos”.
  • El protagonista termina con la niña guapa o el niño apuesto.
  • “¿Te comió la lengua el gato?”
  • Basta con un golpe en la cabeza para dejar a alguien inconsciente.
  • “Las rosas son rojas y las violetas son azules …”
  • El héroe en las películas de acción nunca se da la vuelta para ver una explosión.

Para identificar un cliché es necesario conocer las frases utilizadas en exceso. Ya sea por ver muchas películas, leer muchos libros o estudiando.

En términos generales, un cliché es una frase, acto o expresión que ha sido reproducida una y otra vez hasta el punto de perder originalidad. A veces también frustra a los espectadores. Sin embargo, frases como “pan comido” tienen la función propositiva de contextualizar. Algunas personas consideran que el mejor uso de los clichés debe ser reflexivo y moderado.