Press "Enter" to skip to content

Palabra del Día: Herencia

Spread the love

Por Danna Martínez

La herencia está presente en todos los aspectos de nuestras vidas. Las tradiciones y costumbres que adoptamos nos muestran cómo fue nuestro pasado. De igual manera, lo que tomamos y lo que agregamos a nuestra herencia crea quiénes somos; y proximamente esta sera la herencia que transmitiremos.

El término herencia proviene del latín haerentia. La palabra en latín se refiere a los elementos que están unidos o adheridos entre sí. Sin embargo, el significado que conocemos en la actualidad de la palabra herencia se remonta a los siglos XI-XII. La gente empezo a usar este término para referirse a todos los bienes heredados de una generación a otra.

Desde entonces, el patrimonio se ha adoptado no solo como una tradición sino como un derecho civil. Dentro del ámbito jurídico se puede heredar lo que le corresponda por ley o por testamento.

De hecho, hay un momento en el que las personas deciden compartir lo que han ganado a lo largo de sus vidas; esto es herencia. Por lo general, el patrimonio, legado o herencia es el bien más preciado que tiene una persona. La gente da estos tesoros a través de posesiones materiales o inmateriales.

A lo largo del tiempo, la sociedad ha clasificado el patrimonio en dos tipos diferentes. Por un lado está el patrimonio cultural y por otro lado está el patrimonio natural.

El patrimonio cultural se centra en las creencias y tradiciones transmitidas a través de generaciones. Algunos de estos incluyen prácticas, virtudes, costumbres y formas de expresarse y vivir. Además, el patrimonio cultural engloba espacios y alusiones históricas y tradicionales. Esculturas, monumentos, pinturas, libros y cualquier información que corresponda a un pasado lejano es parte de nuestro patrimonio cultural colectivo.

La conservación de los diversos patrimonios culturales promueve la diversidad entre comunidades. Además, el acceso a nuestro legado nos permite comprender nuestro pasado y crecer en conocimiento.

Del otro lado está el patrimonio natural. Nuestro patrimonio natural corresponde al espacio que la sociedad ha compartido a lo largo de los siglos. El medio ambiente, así como los hábitats, deben protegerse en lo que respecta a su relevancia en el patrimonio de la sociedad. La excepcional belleza y rareza de nuestros territorios implican un tesoro natural. Además, es fundamental preservar la vida de nuestros socios en la tierra, los animales. Podemos preservar nuestro patrimonio natural reconociendo su importancia y diversidad y respetando su relación con el medio ambiente.

Nuestra herencia es todo lo que recibimos de nuestro pasado para disfrutar en nuestro presente y retribuir para el futuro. Cuando se trata de herencias, podemos referirnos a propiedades y bienes materiales. Sin embargo, no hay nada específico para dar o recibir. Nuestra herencia cultural nos permite construir una identidad mientras aprendemos de los demás. Por otro lado, nuestro patrimonio natural nos brinda un lugar para vivir y recursos para nutrirnos.