Press "Enter" to skip to content

Palabra del Día: Incandescencia

Spread the love

Por Danna Martínez

La luz es un espectro que gracias al ojo humano podemos percibir. Hay diferentes formas de emitir luz; uno de ellos es la incandescencia.

El término incandescente proviene de las palabras latinas incandescens e incandescentis. Ambas palabras, incandescens e incandescentis, fueron indicadas para el estado de adquisición de calor.

La incandescencia es un tipo de emisión de luz. El proceso incandescente surge de una fuente de calor. Luego, la energía en forma de calor se transforma en energía en forma de luz. Para que un cuerpo se ilumine es necesario que su temperatura aumente con respecto a la temperatura del ambiente. En consecuencia, cuando un cuerpo es incandescente, puede iluminar y difundir calor.

Uno de los grandes ejemplos de incandescencia es la bombilla. Alrededor del año 1879, el inventor estadounidense, Thomas Alva Edison, desarrolló una fuente de luz artificial utilizando incandescencia. El funcionamiento de la lámpara se basaba en obtener calor hasta alcanzar una determinada temperatura; posteriormente, la energía se emite en forma de luz. La lámpara que diseñó Edison logró permanecer encendida unos días; lo que en ese momento nadie había podido lograr.

La invención de Edison consistió principalmente en un filamento de hilo de algodón dentro de un cristal. Para edison fue todo un logro componer una estructura que permitiera la transformación y emisión de luz. Un par de días después del invento, en el mismo año, Edison estaba perfeccionando su invento con otros colaboradores. Un año después, el 27 de enero, edison obtuvo la patente no. 223.898. de su incandescente invención.

La lámpara incandescente fue uno de los inventos revolucionarios de la historia. Además de ser un avance utilizado a nivel mundial, la bombilla Edison sirvió como un aporte en los estudios de física.

La incandescencia es un estado que cualquier cuerpo puede adquirir a la temperatura adecuada. También en períodos de tiempo los cuerpos de luz pueden alcanzar un nivel máximo de incandescencia. Algunos ejemplos de incandesencia natural incluyen lava caliente de volcanes, acero y otros metales fundidos.

Cuando un cuerpo se expone al calor, comienza a emitir radiación. La radiación se genera por el movimiento térmico de partículas. Algunos niveles de radiación, como la ultravioleta, no son visibles para los humanos. Sin embargo, la luz es uno de los niveles que nuestro ojo puede detectar.

El fenómeno de la incandescencia permite que el calor se convierta en luz. Hace mucho tiempo, una teoría como la de la incandesencia sería burlada y rechazada. Sin embargo, la utilidad de las ideas no está en su tiempo sino en la constancia y esfuerzo con el que se desarrollan.

Thomas Edison dice, “Cuando haya agotado todas las posibilidades, recuerde esto, no lo ha hecho.”