Press "Enter" to skip to content

Palabra del Día: Indubitable

Spread the love

Por Danna Martinez

Dudar sobre algo pone en duda qué es verdad y qué no. Pero cuando sabemos algo con certeza, es indudable.

El término indudable proviene del latín indubitabilis. La palabra indudable se refiere a lo que no se puede dudar. Algunos sinónimos de indudable son indudables, innegables, incuestionables e inciertos. Por el contrario, la duda se refiere a la cuestión de algo o alguien.

El origen de la duda radica en la búsqueda de la verdad. Donde hay dudas, no hay certeza.

La duda supone incertidumbre. Si no sabemos sobre algo o no estamos seguros de ello, estamos poniendo incertidumbre en nuestros pensamientos. Al intervenir en nuestros pensamientos, la duda tiene la capacidad de cambiar nuestras perspectivas sobre el mundo. En ciertos casos, la duda puede cambiar una creencia o pensamiento establecido.

Así como la duda influye en nuestro pensamiento, también influye en nuestras reacciones. Dudar nos ayuda a detener la precipitación de nuestras acciones. De esta forma, tenemos la oportunidad de pensar tantas veces como sea necesario antes de tomar una acción o decisión. Generalmente, esta es la razón por la que pensamos negativamente en la duda.

La duda funciona en muchos casos como limitación. Asimismo, nos lleva a la indecisión y al cuestionamiento sobre nuestras capacidades. Sin duda, es algo negativo cuando nos atascamos en la duda. Sin embargo, dar el uso correcto de la duda podría salvarnos de tomar decisiones sin pensar en ellas primero. Además de ayudarnos a pensar más las cosas, la duda también nos ayuda a reconsiderar.

El cuestionamiento funciona como una herramienta de reflexión. Cuando dudamos de lo que nos rodea, nos esforzamos por encontrar respuestas. El esfuerzo que ponemos en descubrir cuestiones universales, como la existencia, desarrolla nuestra capacidad de análisis. Además, gracias a la duda, la humanidad ha podido dar respuesta a misterios que parecían imposibles.

La duda es un referente en nuestras vidas. Usamos la duda para determinar la posibilidad de que algo sea verdadero o falso. En consecuencia, la duda es una constante en nuestra vida.

“La duda es el motor de nuestra vida si somos capaces, junto con ella, de tomar decisiones sensatas”. -José Luis Moreno.