Press "Enter" to skip to content

Palabra del Día: Meticuloso

Spread the love

por Danna Martinez

“Los detalles son la esencia de una buena narración … y una vida bien planificada”. – César Fernández García.

Algunas personas creen que los detalles marcan la diferencia en un mundo lleno de generalidades; En la mayoría de los casos, lo es. Los detalles son aquellas partes o fragmentos que, cuando se unen, forman un todo. Es decir, cada pequeño tornillo y pieza de metal forman una unidad mecánica. Todas las personas se preocupan por los detalles, sin embargo, son los quisquillosos quienes realmente se responsabilizan por ellos.

En opinión de algunos, cosas tan pequeñas pueden parecer “insignificantes”. Aunque todas las personas pueden ser meticulosas, no es una tarea para todos. Una persona meticulosa se preocupa por los detalles tanto como por su cuidado y precisión. Las cualidades de estas personas van más allá de la simple fianza, una persona meticulosa suele centrarse en organizar, planificar, atender y producir de forma rápida y eficaz. Mientras tanto, la meticulosidad refleja un carácter apasionado y en ocasiones exagerado por los detalles.

El ser humano tiene tendencia a la perfección y al mejoramiento continuo, pero cada uno encuentra su propia manera de trascender. El significado temprano de meticulosidad está relacionado con la raíz latina “metus” que significa miedo. De manera similar, etimológicamente hablando, meticuloso se origina en la palabra meticulosus que se refiere a una persona temerosa y tímida. Las personas meticulosas desarrollan un gusto obsesivo por los detalles, en algunos casos por miedo a equivocarse. En este contexto, una persona meticulosa encuentra alivio en controlar y cuidar hasta el más mínimo detalle.

Si bien los detalles no siempre son esenciales, rara vez son superfluos. El más mínimo detalle puede llevarnos al éxito o al fracaso. Ser meticuloso significa ser consciente de nuestras acciones y prestar especial atención a todo lo que sabemos, podemos controlar.