Press "Enter" to skip to content

Palabra del Día: Microorganismo

Spread the love

Por Danna Martínez

La popularidad de los microorganismos es superficial considerando su extensión. Además de cumplir con varias tareas terrestres, los microorganismos ocupan un número sustancial en cada cuerpo humano, con una cifra de 39 billones de células microbianas.

El término microorganismo tiene su origen en palabras griegas (mikro, organon e ismo). La palabra en griego mikro conduce a algo diminuto o relativamente pequeño. Por otro lado, la palabra organon se refiere a un órgano, instrumento o herramienta. Finalmente, ismo es una frase que se usa para describir un sistema o proceso. Por tanto, un microorganismo es un conjunto de elementos que constituyen una entidad en una versión en miniatura.

Un microorganismo, también llamado microbio, es un organismo que solo puede verse mediante el uso de un dispositivo especializado. La comunidad científica generalmente emplea el microscopio para observar y evaluar a estos seres. Con el uso de un microscopio, los científicos han podido amplificar y estudiar la imagen de diferentes microorganismos.

Según el Diccionario Británico, los principales grupos de microorganismos son bacterias, arqueas, hongos (levaduras y mohos), algas, protozoos y virus. Sin embargo, gracias a su extensión, los microorganismos se pueden distinguir por varios aspectos, como estructura, morfología y reproducción.

Con frecuencia, los microorganismos son organismos vivos y unicelulares, aunque existen algunas excepciones. Por ejemplo, los virus no se consideran seres vivos; aún así, son un componente principal de este grupo.

Su repercusión también clasifica a los microorganismos. Hay microorganismos nocivos y beneficiosos. Los microorganismos dañinos son los que desencadenan enfermedades y dolencias. Este tipo de entidades se infiltran en el cuerpo humano y causan daño a las células, ya sea invadiendo, matando o robando su maquinaria.

Por otro lado están los microorganismos beneficiosos. Estas entidades producen toxinas y nutrientes a favor de los procesos de otros organismos. Además, ayudan a recuperar diversos desechos naturales y materia muerta.

Los microorganismos son esenciales para la vida en la tierra. Además de tener una gran diversidad, los microorganismos se pueden encontrar en todas partes de la biosfera.