Press "Enter" to skip to content

Palabra del Día: Opinión

Spread the love

Por Danna Martínez

Una opinión es la expresión de los pensamientos o sentimientos de una persona. La opinión de una persona tiene el poder de afectar la mente de miles de personas.

El término opinión tiene su origen en el latín Opînîo. La palabra opinión se refiere a la impresión, juicio, juicio o punto de vista sobre algo.

Las opiniones surgen como reacción a experiencias o eventos pasados. Además, nuestro criterio o la forma en que vemos el mundo está íntimamente ligado a nuestra capacidad de razonar. En consecuencia, cada persona tiene un punto de vista relativo al de los demás.

Todos pensamos y vivimos realidades diferentes. Cada acontecimiento compone la actualidad y la visión de cada persona. Sin embargo, los seres humanos no basamos necesariamente nuestra subjetividad en hechos tangibles. Cuando comentamos un evento, tenemos en cuenta nuestro conocimiento sobre lo que pasó, lo que nos hizo pensar y sentir. Por otro lado, cuando las personas transmiten información de manera objetiva y clara, no incluyen su propia subjetividad u opinión. El propósito de los medios de comunicación es, en general, proporcionar información con el menor grado de subjetividad posible. Además, los medios de comunicación informan sobre un evento para que otras personas puedan obtener sus propias opiniones.

Desarrollar su propia opinión es esencial en la comunicación humana. El criterio personal permite que otras personas conozcan nuestra identidad. Cuando una persona se toma el tiempo para conocer nuestra opinión, también conoce nuestros gustos, disgustos, miedos e incluso preferencias. Más allá de eso, nuestras opiniones reflejan las ideas o posiciones culturales, sociales y políticas que tenemos en la sociedad.

Expresarse es una necesidad básica. Saber expresar nuestras ideas es igualmente importante. La valoración que damos de un escenario es siempre válida; porque es una opinión. De la misma forma, para opinar podemos ser críticos y recurrir a un análisis más profundo de las situaciones. Sin embargo, si una opinión se convierte en una crítica destructiva, se convierte en un problema. Cuando criticamos de forma destructiva y sin argumentación, ya no estamos ofreciendo una simple opinión; estamos usando nuestra expresión para afectar a otra persona.

Nuestra opinión es uno de los aspectos más valiosos que podemos jugar. Es importante aprender a valorar nuestra opinión tanto como las opiniones de los demás.