09/28/2022
Spread the love

por Danna Martinez

“El ayer es historia, el mañana es un misterio, el hoy es un regalo de Dios, por eso lo llamamos presente”. -Bill Keane.

Recordar nuestro pasado es necesario para forjar nuestro presente. El ser humano, en particular, tiende a recordar su historia como parte de su proceso natural de reflexión de la vida. Mientras que a algunos les gusta rememorar al hablar o pensar, otros escriben sobre cosas que ya sucedieron. El acto de rememorar tiene que ver con nuestra mente y cómo nos transporta a eventos pasados. Curiosamente, “mens”, la raíz de la palabra, significa “mente” en una traducción literal. Acompañando al término en su estructura, se encuentra el prefijo re. Este componente se incluyó para construir el verbo latino reminisci, que significa recordar. A partir de entonces, la palabra recordar fue traducida y adaptada al idioma. Hoy en día, “rememorar” todavía se considera un verbo y se refiere al acto de recordar el pasado. En la mayoría de los casos, la palabra se usa para referirse a momentos agradables.

Gramaticalmente hablando, el término rememorar consta de cuatro sílabas (re-me-mo-rar). Algunas palabras relacionadas con “rememorar” son reflexionar, y recordar. Veamos algunos ejemplos del uso de la palabra:

  • Hay momentos en los que es bueno mirar hacia atrás y remorar lo que hemos hecho.
  • Creo que remorar es esencial en la vida de una persona.
  • Se reunieron y remoraron juntos sus aventuras en la escuela secundaria. (La forma pasada de la palabra remorar es remoraron).
  • Varios filósofos piensan que remorar es una excelente manera de revitalizar nuestras perspectivas espirituales.
  • A mi hermana le gusta remorar; ella dice que es una forma de sentir el mundo real en tiempo real.