Press "Enter" to skip to content

Palabra del Día: Serendipia

Spread the love

Por Danna Martínez

La serendipia es el hallazgo afortunado de algo. Cuando nos encontramos con una serendipia, lo hacemos de forma completamente inesperada.

A veces planificamos nuestros itinerarios de tal manera que queremos que sigan como los imaginamos. Pero muchas veces las cosas no salen como queremos; para más planes que hacemos. Otras veces, encontramos algo bueno en lo que no queríamos encontrar. Alexander Fleming, un médico escocés, es uno de los mejores ejemplos de serendipia. Después de renunciar a uno de sus experimentos, notó que había un descuido en el experimento. La respuesta al descuido de Fleming fue la creación de penicilina. Actualmente, la penicilina es uno de los antibióticos más utilizados en medicina. Según Medical News Today, “El descubrimiento y la fabricación de penicilinas han cambiado el rostro de la medicina, ya que estos fármacos han salvado millones de vidas”.

Siempre hay algo inesperado esperándonos a la vuelta de la esquina. En el camino hacia nuestras metas, enfrentamos desafíos y obstáculos. Sin embargo, a lo largo del camino siempre ganamos experiencia y serendipia en múltiples ocasiones. Además de ser un hallazgo fortuito, la serendipia es valiosa y afortunada para quienes la experimentan.

El término serendipia fue acuñado por el escritor Horace Walpole en 1754. Walpole nombró en uno de sus escritos el cuento persa “Los tres príncipes de Serendip”. La mayor característica de los príncipes del cuento persa es que hicieron descubrimientos continuos y accidentales. De esta manera, Walpole convirtió la historia de los príncipes de serendip en el término actual serendipia.

La palabra serendipia no es una de las más conocidas a nivel mundial. Sin embargo, los hallazgos afortunados son más comunes de lo que parece. Para algunas personas, la serendipia viene en forma humana y se llama amistad. Para otras personas, la serendipia puede ser un alivio emocional o financiero en medio de una crisis. Creer que hay eventos inesperadamente valiosos depende de lo que consideremos valioso. De cualquier forma que se represente, la serendipia es una de esas maravillas con repercusiones positivas.

Por lo general, nos esforzamos por que las cosas sean positivas. Creemos que algo es positivo cuando nos favorece de alguna manera. Cuando sucede algo positivo inesperado, genera más asombro y emoción que si hubiera sucedido planeado.

Si planificamos un evento o situación, tenemos cierto grado de certeza de que sucederá. La serendipia ocurre sin grado de certeza.