Press "Enter" to skip to content

Palabra del Día: Redundancia

Spread the love

Por Danna Martínez

La redundancia consiste en la caracterización de lo exagerado y lo excesivo. Hacer uso de algo que no necesitamos es redundante. Por lo general, utilizamos la redundancia en la forma en que consumimos, almacenamos, pensamos y hablamos.

El término redundancia proviene del latín redundantia. La palabra en latín se refiere al exceso, exagerado e innecesario. Algunos sinónimos de redundancia son palabrería, prolijo, excesivo, ruptura, verbosidad, exuberante e inmaterial. El concepto redundante se refiere a todo lo superfluo.

La redundancia se utiliza en el campo laboral para indicar el estado de un empleado que ya no es requerido en una empresa. Generalmente, el concepto de redundancia se utiliza en el Reino Unido como redundancia. En este caso, la redundancia utiliza un significado de cierre o final.

Por otro lado, la característica redundante juega un papel protagónico en el campo lingüístico. Cuando expresamos una idea, usamos palabras de nuestro conocimiento y vocabulario. Ante la necesidad de comunicar un mensaje de forma correcta y rápida, podemos confundir nuestras ideas y empezar a pensar en conceptos similares. Esto es lo que se conoce como “sonido redundante”. En el peor de los casos, el uso de palabras innecesarias o usadas previamente conduce a la repetición y al estancamiento de las ideas. Sin embargo, los casos más comunes de redundancia lingüística es el uso de palabras similares en la misma oración. A continuación, se muestran algunos ejemplos de redundancia lingüística:

  • El gato está en el segundo piso, voy a subir arriba para bajarlo.
  • Ayer fui a ver a un amigo al parque. Cuando nos vimos ayer empezó a llover y no llevaba paraguas.
  • Voy a estudiar solo las materias básicas fundamentales.

Como se indicó en los ejemplos anteriores, la redundancia puede desarrollarse al reproducir palabras o ideas repetitivas e innecesarias. Asimismo, los sonidos que usamos al hablar pueden parecer monótonos y redundantes.

Si bien una de las características de la redundancia es la repetición, no es lo mismo ser redundante que ser repetitivo. De hecho, la redundancia se refiere a los excesos y la abundancia. Entre algunas de las características de la redundancia está el estancamiento de conceptos, la tartamudez y el uso de elementos superfluos.