Press "Enter" to skip to content

Palabra del Día: Resonancia

Spread the love

Por Danna Martínez

Los seres humanos nunca dejan de moverse. De hecho, nada lo hace. Todos los cuerpos están en constante movimiento y vibración. Siguiendo este principio podemos conocer los diferentes tipos de vibración de los cuerpos. De la misma manera podemos identificar cuando dos cuerpos están en la misma sintonía de vibración. Estos fenómenos se conocen como resonancia.

El término resonancia proviene del latín resonare. La palabra en latín se refiere a aquello que forma repetidamente un sonido. Desde hace tiempo, la resonancia se observaba en la música. La armonía de los instrumentos es un gran ejemplo de resonancia ya que tienen la capacidad de formar sonidos en forma de vibraciones.

La luz, como el sonido, viaja en forma de ondas y vibraciones. Las ondas y vibraciones son muestras de energía de cuerpos que viajan en entornos naturales como el aire o el agua. Todo cuerpo está formado por moléculas y átomos. Asimismo, estas pequeñas unidades permanecen en un movimiento constante que se conoce como energía. Por tanto, todos los cuerpos vibran y tienen energía. Pero no todos los cuerpos tienen la misma vibra. La forma, masa y material son algunos aspectos que definen la frecuencia natural de la vibración de cada cuerpo.

En algunos casos, dos cuerpos pueden encontrar armonía en sus vibraciones. Cuando una fuerza externa vibra constantemente, tiene la capacidad de someter a otros cuerpos a su frecuencia. Los cuerpos a los que se somete ya tienen una frecuencia natural diferente. Sin embargo, las frecuencias de la fuerza externa y el cuerpo sometido pueden coincidir en algún punto y terminar con la misma frecuencia. Este fenómeno se conoce como resonancia.

La resonancia consiste en la armonía de frecuencias entre un cuerpo y una fuerza externa. Pero hay múltiples efectos como resultado de este evento. Al encontrar una armonía con la fuerza externa, el cuerpo comienza a vibrar de manera anormal. Un ejemplo de esta situación es cuando escuchamos música en una habitación cerrada. Dependiendo del volumen de la música, los objetos dentro de la habitación comenzarán a vibrar, siendo sometidos a la frecuencia de la música.

El fenómeno de la resonancia se produce por varios factores, como la longitud, el impacto y la frecuencia de una vibración. La prolongación de una vibración está relacionada con el tiempo que tarda en propagarse. Por otro lado, la repercusión de una vibración es la influencia con la que una frecuencia impacta sobre un objeto. Finalmente, la frecuencia es el número de veces que se repite una vibración en relación con el tiempo.
Teniendo en cuenta que todos los objetos almacenan energía, también pueden transferirla. La resonancia crea un sistema en el que dos o más objetos y fuerzas almacenan y transfieren energía entre sí.

Gracias a los estudios de transmisión de energía, hoy en día es posible utilizar la resonancia para realizar diagnósticos médicos. Dentro del área de la salud, los médicos usan la resonancia magnética para crear imágenes confiables del interior de los cuerpos.